nº referencia: 4491 || Fecha:25/06/2017

Cuarto día en Múnich

Actividad:

Ya nos hemos adaptado a la perfección al ritmo que nos marcan los profes y a la puntualidad germana. Hoy hemos salido hacia tierras austriacas «con cinco minutos de adelanto».

La subida a la cueva de hielo ha sido durilla por las pendientes y el calor. Por suerte, una parte la hemos subido en teleférico.

Pero el esfuerzo ha merecido la pena. Después de abrigarnos para la ocasión, hemos entrado en la espectacular cueva de hielo, el hielo se iluminaba a nuestro paso por las lámparas de carburo que llevábamos. Ha sido una visita única: Antoni nos ha deleitado con la música del Misteri. Eso no había pasado nunca en esta cueva.

Después de recuperarnos del frío y reponer fuerzas comiendo nuestros bocatas con vistas a los Alpes, tocó bajar lo subido.

Luego pudimos disfrutar de un ratito libre en Salzburgo, algunos aprovechamos para comprar chocolate.

Y por si esto había sido poco, los profes tuvieron a bien llevarnos de nuevo al Tollwood Festival.

Pero no daremos más detalles, lo que pasa en el Tollwood, se queda en el Tollwood.

Fernández González, Ana Mª

Responder


No hay respuestas